Maneras eficientes de conservar AJOS en tu cocina.

¿Te pasa que los dientes de ajo se echan a perder porque se brotan, se ponen blandos, pierden su aroma, se secan o cambian de color? Aquí te doy unos consejos para conservarlos por más tiempo y siempre tenerlos disponibles y listos para empezar a cocinar!

 

Para conservarlos frescos:

Los dientes de ajo frescos deben conservarse en su bulbo en un lugar ventilado de la cocina a temperatura ambiente y no en la heladera. Para conservar su frescura por más tiempo no conviene ponerlos en un envase cerrado, ni guardarlos en la alacena, ni separar los dientes de su bulbo ya que acelera su envejecimiento.

 

Conserva de ajos enteros – hasta 2 meses en la heladera

Debemos pelar los ajos enteros, se puede usar un frasco de cristal y agitar los ajos dentro para que suelten la cascara o hacerlo a mano.

Una vez que tenemos los ajos pelados tenemos que llenar un frasco de vidrio con tapa hermética (los de mermelada van bien, previamente esterilizado) hasta el tope y rellenar con toda agua (purificada – filtrada, preferentemente sin cloro) que quepa, cerrar bien la tapa y conservar en la heladera, puede durar 2 meses y así tendremos ajos disponibles pelados y enteros para nuestras recetas en las que el ajo no lleva aceite por ejemplo mezclado con el pan rallado y perejil para las milanesas.

 

Cubitos de ajos picados con aceite – 2 meses o más en el freezer

Vamos a pelar y picar los ajos de a forma que nos resulte mejor, ya sea con un utensilio para ello o con picadora o a mano con cuchillo. Una vez que tenemos los ajos pelados y picados vamos a usarlo para rellenar una cubetera (esas plásticas para hacer hielos), una vez que tenemos el ajo distribuido rellenaremos con aceite de oliva virgen cada cubo y llevamos al freezer o congelador, puede durar varios meses y así tendremos ajo picado con aceite listo para poner en la sartén y comenzar a cocinar

 

Ajos picados en aceite – 1 mes en heladera

Con los ajos pelados y picados rellenamos un frasco de vidrio con tapa y le agregamos suficiente aceite de oliva extra virgen como para remojarlos todos y lo conservamos en la heladera, dura hasta 1 mes.

 

Pasta de ajo – hasta 1 año en la heladera

Pasta de ajo, poner a licuar una parte de ajos pelados con dos partes de aceite de oliva extra virgen (ejemplo: si ponemos una taza de ajos serán 2 tazas de aceite) vamos removiendo si es necesario para que nos quede una pasta homogénea sin partes grandes, si se necesita para el funcionamiento de la licuadora agregar más aceite. Colocar en un envase de vidrio con tapa ya esterilizado, cerrar bien y llevar a la heladera, puede durar hasta un año.

 

Observaciones:

  • Se puede reemplazar el aceite de oliva extra virgen por aceite de canola o de girasol, tener en cuenta que cada aceite posee un sabor diferente y también que el aceite de oliva no es conveniente cocinarlo a altas temperaturas.
  • Si se usa el aceite del recipiente se debe volver a rellenar para que siempre los ajos restantes queden remojados sino se echaran a perder.
  • Si se usa aceite de oliva debe guardarse en la heladera ya que el aceite a temperatura ambiente no evitará la oxidación del ajo y podrían producirse bacterias.
  • Si se quiere suavizar el sabor y olor de los ajos se pueden hervir 1 minuto después de pelarlos colarlos y pasarlos por agua fría 1 o 2 veces antes de empezar los pasos de las conservas.
  • Todas las conservas antedichas realizadas con aceite se pueden personalizar agregando hierbas como romero, tomillo, cilantro, albahaca o perejil, laurel, etc.

 

Para esterilizar los frascos de vidrio:

  1. Primero los lavamos bien, sacamos todos los restos de adhesivo, etiqueta o tinta que puedan tener en el exterior. Las tapas también la lavamos bien para sacar todo resto de comida que puedan tener pegada, si tienen un cartón o una cubierta plástica por dentro, hay que retirarlos.
  2. Los colocamos en una olla (junto con sus tapas) con agua suficiente para taparlos y los dejamos hervir por 10 minutos como mínimo y 30 minutos como máximo.
  3. Apagamos el fuego dejamos que baje un poco la temperatura, retiramos con pinzas de cocina u otro utensilio que nos sea cómodo, evitando el contacto directo con las manos para no volver a contaminarlos.
  4. Los dejamos reposar boca abajo sobre un repasador (paño de cocina) limpio hasta que se enfríen.
  5. Si hace falta secamos con un papel absorbente de cocina pero solo por fuera sino podríamos volver a contaminar el interior.

 

Por ultimo: ¿Por qué es bueno consumir ajo a diario?

  • El ajo es un antibiótico natural. Crudo ayuda a desintoxicar el hígado y también combate los parásitos.
  • Es bueno para el aparato respiratorio combate resfriados y la congestión nasal.
  • Reduce los niveles de colesterol malo.
  • Protege nuestras células contra el envejecimiento por su poder antioxidante.
  • Cuida y estimula el funcionamiento del aparato digestivo.
  • Aumenta nuestras defensas.
  • Protege nuestros órganos contra la toxicidad de metales pesados como plomo.
  • El ajo contiene: Manganeso, vitamina B6, vitamina C, selenio, fibra, calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.
  • Su compuesto activo (la alicina) se forma cuando machacamos los dientes de ajo crudos. Aunque siempre es más recomendable consumirlo crudo y agregarlo al momento de servir la comida, para aprovechar mejor sus beneficios al ser cocidos es mejor triturarlos antes de cocinarlos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *