Jengibre, la raíz sagrada

¿QUÉ ES EL JENGIBRE?

Es un rizoma, es decir un tallo subterráneo, comúnmente lo llamamos raíz, ha sido usado por miles de años en oriente como alimento, ingrediente de galletas, masas y sopas, condimento y medicina.

Es rico en Vitaminas B y C, y en minerales como el aluminio, fósforo, calcio y el cromo.

Sus hojas son bien verdes de 5 a 25 cm de largo x 3 de ancho y cuando apenas brotan de la tierra envuelven con su vaina el tallo, tiene flores vistosas dispuestas en espigas cónicas, sus hierbas usualmente tienen unos 90 cm de alto pero pueden alcanzar hasta 2 metros de alto.

La piel tiene una tonalidad grisácea, mientras que su interior puede ser blanco, crema o amarillo verdoso, dependiendo de su variedad. Su sabor es picante con un toque ligero a limón y aroma acre intenso: áspero, picante, desabrido.

La variante de jengibre silvestre de origen estadounidense no debe usarse para consumo ya que contiene un ácido (aristoloquina) que es cancerígeno. Se distingue por sus hojas mucho más anchas y cortas.

El jengibre se origina en bosques tropicales de tierras bajas al sur de Asia, donde su cultivo se mantiene entre los productores más grandes del mundo, incluyendo India, China, Nepal indonesia y Tailandia.

Es usado en la cocina asiática mayormente, se pueden conservar en vinagre como un snack, en masas de pan galletas, caramelos y gaseosas (ginger ale) o jugos, sopas o simplemente añadirse rallado a los platos, el jugo de las raíces más maduras es más picante y se usa como especia para disimular olores más fuertes como el de los pescados y mariscos. Hay brotes similares como el roscoe y la alpinia que se usan en cocina japonesa y tailandesa respectivamente. Se usa también en infusiones y licuados.

 

¿Quiénes no deberían consumirlo o solo bajo supervisión médica?

Personas diabéticas: ya que puede reducir los niveles de glucosa en sangre.

Pacientes con hipertensión: disminuye la presión arterial y el colesterol, por lo tanto no es aconsejado para pacientes que se encuentran bajo medicación

Si estás en tratamiento con anticoagulantes o pacientes hemofílicos: el jengibre posee efectos anticoagulantes por lo que podría potenciar de forma peligrosa la medicación aumentando la probabilidad de hemorragias. Son medicamentos anti coagulantes la aspirina, la heparina, el ibuprofeno, el naproxeno o la warfarina entre otros. Se desaconseja en pacientes con hemofilia por la misma razón, su poder anticoagulante refuerza el síntoma de esta enfermedad.

Embarazo y lactancia: Aunque es usado para tratar nauseas matutinas al comienzo del embarazo, se dice que puede generar contracciones o pérdidas cuando el mismo ya es avanzado o muy cercano a la fecha de parto.

Pacientes en tratamiento por hipertensión: Especialmente con medicación bloqueadoras de calcio para bajar la tensión. El jengibre tiene propiedades para bajar la tensión. Por esto podría potenciar los fármacos como la nifedipina, el diltiazem, la isradipina o la amlodipina, generando una bajada de tensión peligrosa o una arritmia cardíaca.

Pacientes con diabetes: el jengibre podría aumentar los niveles de insulina y disminuir el nivel de azúcar. Podría darse una baja de glucosa importante y peligrosa.

Personas que necesitan ganar peso: el jengibre ayuda a eliminar grasas, mejorar la digestión y dar sensación de saciedad no es aconsejable consumirlo en este caso.

 

¿Qué propiedades tiene?

Se le atribuye propiedad analgésica, antihistamínica, antiséptica, antitusiva, aperitiva, astringente, carminativa, digestiva, expectorante, sudorífica. Por lo tanto es indicada como remedio natural para afecciones respiratorias, gastrointestinales, menstruales, migrañas y alergias.

En forma de té es usada para cólico, diarrea, inapetencia, indigestión, flatulencia, náuseas, amigdalitis, asma, bronquitis, catarro, fiebre, gripe, inflamación de la garganta, pleuresía, pulmonía, resfrío, ronquera, tos, malaria, gota, dismenorrea y reumatismo.

Por sus propiedades antihistamínicas ayuda en el tratamiento de alergias, inhibe la contracción de las vías respiratorias y ayuda a estimular la secreción de mocos, un té de jengibre con miel alivia el dolor de garganta y la tos ya que es un antitusivo natural.

El jengibre presenta un sabor fuerte, picante y por sus propiedades aperitivas produce saliva mejorando la deglución de los alimentos. Alivia los síntomas de una intoxicación alimentaria. Indicada para calambres estomacales, diarrea, hinchazón, nauseas, inflamación de colon, acidez estomacal, reflujo, por sus propiedades carminativas elimina gases, eructos, flatulencia. Estimula el trabajo de la vesícula biliar liberando bilis y ayudando a una buena digestión por lo tanto ayuda a asimilar mejor los nutrientes de nuestros alimentos.

En forma de ungüento en los casos de menstruación difícil y cefalea, en el dolor de muelas, inflamaciones, tumores, reumatismo, úlcera y cáncer.
Analgésico y antiinflamatorio reduce el dolor y la inflamación de rodilla, artritis reumatoide, artrosis y malestar muscular generalizado así también como el dolor muscular que genera el ejercicio, tendinitis.

Ayuda a estimular la circulación de sangre en el cuero cabelludo estimulando los folículos capilares y el crecimiento del cabello, además ayuda a engrosar el cabello fino y a fortalecer el cabello seco y quebradizo y también ayuda a combatir la caspa.

Aumenta la temperatura corporal.

Sus aceites esenciales mejoran la motilidad intestinal, actúa como analgésico, calma los nervios, antibacteriano, antipirético (reduce la fiebre) reduce los síntomas de celulitis y venas varicosas y es muy efectivo contra la migraña.

Resulta excelente para mejorar el sistema inmunitario, consumiéndolo regularmente ayudaremos a fortalecer nuestras defensas naturales y a su vez ayudar a eliminar grasas, limpiar arterias, mejorar la circulación de sangre, proteger el cerebro y el corazón, mejorar la digestión, por sus antioxidantes protege contra el envejecimiento eliminando radicales libres y manteniendo la elasticidad de la piel y puede ayudar con tu autoestima generando equilibrio energético y dándote una actitud positiva que ayude a superar obstáculos para afrontar tu día.

 

¿Por qué el jengibre ayuda a bajar de peso?

>>> Mejorar la digestión estimulado jugos gástricos.
>>> Funciona como un quemador de grasa natural.
>>> Sensación de saciedad
>>> Ayuda a manejar los niveles de glucosa.
>>> Disminuye la inflamación del abdomen, elimina gases y flatulencias
>>> Acelera el metabolismo.

 

Algunas recetas para preparar en casa

Para una máscara capilar, mezclar 1 cucharada de raíz de jengibre rallado con una cucharada de aceite de jojoba, masajear el cuero cabelludo con esta mezcla durante 30 minutos con movimientos circulares, enjuagar y lavar como de costumbre.

Para una máscara capilar contra la caspa, mezclar 2 cucharadas de aceite de jengibre con 3 cucharadas de aceite de oliva y una pizca de limón, aplicar en el cuero cabelludo masajeando, dejar actuar unos 15-30 minutos y enjuagar, usar unas 3 veces x semana o hasta que desaparezca la caspa.

Para una mascarilla facial de jengibre, mezclar 2 cucharadas de jengibre rallado con 2 cucharadas de miel y una cucharada de jugo de limón, llevar a la heladera por media hora como mínimo, aplicar en la cara limpia lavada en lo posible con agua caliente para abrir los poros, dejar media hora y enjugar con abundante agua fresca.

Para una infusión de jengibre: utilizaremos 2 tazas de agua y unos 2 cm de la raíz lavado y pelado. Cuando el agua hierva, incorporamos el jengibre rallado o en trozos y dejaremos reposar durante unos 5 minutos tapado. Colar y servir. Se puede endulzar con miel, estevia o azúcar. También es habitual añadir manzanilla, naranja o limón a las infusiones de jengibre. El té se puede tomar caliente o frío y lo puedes guardar en el refrigerador hasta por tres días.

Para hacer aceite de jengibre Rallar un trozo de unos 4 cm de rizoma fresco, no hace falta pelarlo. Escurrir un poco el agua, con apretar una vez es suficiente. Colocarlo en un recipiente de vidrio de unos 200ml hermético (con tapa). Rellenar con aceite preferible que sea de oliva y revolver con una cucharita. Cerrar bien y dejar reposar en un lugar donde no le dé la luz durante 20 días sin abrir el frasco. Una vez al día agitarlo un poco para que no se asiente en el fondo. Pasados los 20 días hay que filtrarlo con un colador y ya está listo para utilizar.

Para una faja de jengibre para reducir tallas: Rallar un trozo de Jengibre fresco, no hace falta pelar. Mezclar por cada una cucharada de Jengibre rallado con 3 Cucharadas de Aceite de oliva o de crema corporal en un recipiente de plástico o vidrio con tapa. Para usarlo: aplicarse una toalla mojada con agua caliente en la zona para abrir los poros. Aplicar luego la mezcla que hicimos. Cubrir con plástico adherente, puede ser papel film o bolsas del súper que sean de plástico. Encima de todo esto usar una venda, sabana, faja lo que tengas, envolverte bien y dejar actuar. Para mayor comodidad se recomienda usar durante la noche al ir a dormir. Pero también puede ser usado durante el día. EL sobrante de mezcla se puede conservar en la heladera hasta por 10 días.

Para un tónico facial de jengibre: triturar la raíz lavada y pelada con agua en una licuadora. Lavar la cara con jabón y agua caliente para abrir los poros. Aplicar el tónico con un algodón de forma suave con movimientos circulares ascendentes y con mucho cuidado de no tocar los ojos. Dejar actuar unos minutos y enjuagar. Puede irritar pieles muy sensibles por lo tanto puedes realizar una pequeña prueba antes de usarlo en todo el rostro. Se puede congelar formando cubitos de hielo que se aplicaran antes de ir a dormir.

Para una infusión de jengibre para quemar grasas: Hervir 1 y 1/2 tazas de agua durante 5 minutos con 1 cm de raíz de jengibre rallado, el jugo de medio limón y media cucharadita de canela en polvo o una ramita de canela. Colar y beber una taza antes de dormir o luego de la cena.

Para un agua detox para beber durante el día o luego de las comidas: En una jarra de vidrio con tapa en lo posible de esas que tienen un pequeño colador en el pico vertedor, mezclar 4 rodajas de pepino, medio limón en rodajas, 3 hojas de menta, 1 cm de raíz de jengibre rallada, 4 tazas de agua y media cucharadita de canela en polvo (opcional). Dejar reposar unas dos horas como mínimo, se puede llevar a la heladera o beber a temperatura ambiente. Se debe colar para beber y puede endulzarse con azúcar o miel. Ayuda a desintoxicar el cuerpo, rejuvenecer la piel, favorece la buena digestión y ayuda a quemar grasas.

 

¿Dónde se consigue?

El jengibre puede comprarse en forma de raíz fresca en verdulerías y supermercados. En polvo en herbolarios, dietéticas y a veces en supermercados también.

En dietéticas herbolarios y farmacias naturistas se puede conseguir el aceite esencial o las capsulas.

El aceite esencial puede hacerse en casa a partir del jengibre fresco.

Se recomienda siempre consultar a un especialista para que supervise y determine cantidad y período de tiempo en el que tomarlo.

El jengibre fresco puede dejarse brotar y plantarlo en maceta en casa para tenerlo siempre a mano.

 

 

Siempre debe consultar a su médico antes de utilizarlo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *